abril 11, 2018

Formemos Niños Competentes

Los niños no necesitan puntajes altos sino experiencias significativas en el aula, si lo segundo se da lo primero llega por añadidura, estas experiencias deben lograr generar una experiencia completa en el estudiante una que le brinde capacidad de tomar sus propias decisiones y solucionar sus problemas, no que se enseñe a esperar que le diga otra persona para actuar.

En las escuelas en la actualidad lo cierto es que lo que sobran son niños infelices, tengan buenas o malas notas casi todos los chicos son infelices en su escuela, ¿porque? porque tienen que hacer cosas de forma forzada, porque muchas veces tienen que sacrificar sus pasatiempos o pasiones por obtener buenas notas, porque la escuela les hace olvidar otras cosas importantes de la vida real.

Los niños de hoy aun si sacan buenas notas no desarrollan sus talentos ni su manera de ser, por eso es que lo que abunda hoy en día son un montón de adultos que no saben para que son buenos, más que notas la escuela debe ayudarle a los niños a desarrollar sus talentos, a tener experiencias enriquecedoras, a brindarles sentido común para que sean capaces de saber lo que es verdadero y lo que no.

Necesitamos formar niños competentes, un niño competente no es aquel que lo preparan para escribir dictados en un cuaderno o buscar buenas notas, un niño competente está preparado para la vida real, desarrolla sus talentos, tiene confianza en sí mismo y es feliz, si las escuelas no ayudan a que los niños sean competentes es menester de los padres trabajar porque así sea.

Las escuelas matan al espiritu competente y favorecen al espiritu sumiso e ingenuo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

"Si se haya un error ortográfico pedimos disculpas por ello, pero aun así sabemos que la gente inteligente puede leer este blog sin problema."
Dado a que la ortografía es un medio para comunicar un mensaje pero es la percepción del lector la que comprende el mensaje por ello en las redes sociales se entienden los mensajes aun con los enormes defectos gramaticales