julio 18, 2014

El Conflicto entre Israel y Palestina

Si algo ha pasado en estos días, después de la gran distracción que genero el Mundial de Futbol, es una de las cosas que más vergüenza debería darle a la raza humana, el conflicto entre Palestinos e Israelíes, un conflicto que si bien en estos últimos 50 años ha estado más provocado por el pueblo de Israel, hay que ser conscientes de que en las guerras nadie está limpio, por lo cual hay que reconocer que Palestina y sus descendientes en el pasado fueron igual a los Israelíes, en cuestión de luchar por el destierro del otro pueblo de su supuesta "tierra compartida".
Hoy después de miles de años todavía ambos pueblos luchan por una tierra que aunque para ellos por sus creencias religiosas, es la tierra de "leche y miel", en la actualidad son tierras casi desérticas y con un gran requerimiento de trabajo humano y tecnología para que sean productivas; Hoy en escuelas tanto israelíes como árabes, se enseña el odio por el otro pueblo, esto muestra que sea cual sea el victimario de turno, ambos pueblos son culpables del conflicto eterno que tienen.
Hoy el sionismo ha manipulado los medios, distraído a los pueblos y armado a su gente para acabar con el pueblo palestino, pero no se puede decir que sus rivales son inocentes, hoy el grupo Hamas que controla Gaza usan niños y mujeres como escudos humanos, esconden armas en escuelas, sacrifican a la población civil e intimidan para seguir en el poder; En una guerra donde no hay inocentes, quizás la mejor opción para evitar que ambos pueblos se sigan cegando por el odio, sea replantearan sus creencias religiosas, pues estas son las que les ha traído desgracias no solo con su pueblo rival, sino con muchas otras culturas.
Tanto la religión judía como la islámica, son radicales, radicales de forma extrema, tan extrema que miles de veces sus creyentes son capaces de acabar con la vida de quienes piensan diferente, por lo cual la mejor forma de hallar una paz entre ambos pueblos, sería que ambos educaran a su gente, con sentido común, tolerancia, comprensión; para asi lograr a futuro un acuerdo ganar-ganar donde ambos lo cumplan, pero mientras ambos pueblos enseñen odio, violencia e intolerancia, seguirán como siempre.
No se sabe cuándo será el día que la guerra entre Judíos y Árabes finalice, quizás nunca debido a factores como su arrogancia, intolerancia y odio, o quizás si algún día las nuevas generaciones de ambos pueblos le den la espalda a esas tradiciones que solo traen odios y desprecios, se logre acabar con la guerra por una tierra sin riqueza significante; Pero mientras como seres humanos más que tomar un bando sobre este conflicto, debemos tratar de analizarlo detallada e imparcialmente, aprender de el para que como personas y como sociedad, no sigamos esta línea de guerra sin sentido ni fin.

3 comentarios:

  1. Unas palabras que sólo suscriben la falta de derechos humanos a la que han sometido al pueblo palestino durante décadas. Luego que no se quejen de que haya guerra, parece que ellos no han puesto un granito de arena para que estallase el conflicto, sino toda una montaña.

    ResponderEliminar
  2. Como se pueden ver en noticias como estas y en la historia los musulmanes no son libres de toda culpa, también tienen sus pecados http://www.minutodigital.com/2014/08/09/horrible-estado-islamico-comienza-a-degollar-a-ninos-cristianos/

    ResponderEliminar
  3. El conflicto es por identidad, es lógico que un pueblo quiera expulsar a otro que no tienen nada en común. Siempre a sido así, exceptuando la actual situación de occidente, donde sistemáticamente están implantando el mundo multicultural, con las políticas de puertas abiertas. Les guste o no les guste así es la realidad.

    ResponderEliminar

"Si se haya un error ortográfico pedimos disculpas por ello, pero aun así sabemos que la gente inteligente puede leer este blog sin problema."
Dado a que la ortografía es un medio para comunicar un mensaje pero es la percepción del lector la que comprende el mensaje por ello en las redes sociales se entienden los mensajes aun con los enormes defectos gramaticales