julio 28, 2014

Si alguien hace un buen trabajo, no hay sentido en decirle que cambie

Estamos hoy en una sociedad metódica, una sociedad en donde todo tiene un paradigma que las personas más acostumbradas a esta sociedad enferma siempre hacen cumplir, a veces esos paradigmas quizás traigan orden y eviten estragos, pero otras veces solo traen injusticias, mediocridad y una represión injustificada por todo lo que es nuevo; Hoy sin duda alguna esta sociedad llena de paradigmas limitantes, no es libre por una fuerza represora, sino por los límites que se auto-pone con esos paradigmas.
La libertad es lo que impulsa a la renovación, a la mejora constante, a la integridad; la libertad puede mejorar la sociedad de forma real, los paradigmas limitantes no, ¿porque? sencillamente porque la persona que se auto-pone límites jamás podrá alcanzar sus metas, así como la sociedad que auto-limite su talento humano jamás podrá generar soluciones a sus problemas, innovación y mucho menos un desarrollo sostenible.
En cuestión de talento humano como personas debemos tener algo claro, ¡si una persona está haciendo un buen trabajo, no es útil decirle que cambie su forma de hacer las cosas!, esto todo buen gerente, profesor y amigo debería aplicarlo, así en lugar de limitar inconscientemente a alguien, le ha de permitir su libre desarrollo, con esto está generando personas más útiles para la sociedad y  no personas resignadas o mediocres porque pensaron que sus propios métodos no eran los correctos.
Las personas desarrollan su inteligencia, responsabilidad e integridad; explorando de forma libre para con ello descubran su vocación y con ello ser felices en lo que hacen, los paradigmas limitantes impiden esto y con sigo generan que quienes los siguen sean personas mediocres, infelices y resignadas; Por ello la única forma de tener una mejor vida y contribuir a una mejor sociedad es evitar ser esa persona que actúa en base a los paradigmas limitantes, en lugar de eso ser de esas personas que desarrollan su trabajo de forma autónoma, que cada día dan lo mejor de sí mismas y que respetan también el libre desarrollo de las demás personas.


1 comentario:

  1. Ese fue mi defecto de toda la vida, nunca me sentí bien que alguien con un cerebro más estrecho que el mío me dijera lo que tenía que hacer. Pero cuando encontré a alguien que me pudo enseñar algo le saqué el mayor provecho posible

    ResponderEliminar

"Si se haya un error ortográfico pedimos disculpas por ello, pero aun así sabemos que la gente inteligente puede leer este blog sin problema."
Dado a que la ortografía es un medio para comunicar un mensaje pero es la percepción del lector la que comprende el mensaje por ello en las redes sociales se entienden los mensajes aun con los enormes defectos gramaticales